Graviola para el Cáncer de Pulmón

Graviola para el Cáncer de Pulmón

El cáncer de pulmón es uno de los más conocidos. Puede que estés aquí, querido lector, porque esperas un diagnóstico o alguien querido ha sido recientemente diagnosticado. Ante todo, mucho ánimo. Este tipo de cáncer tiene una buena tasa de curación. Mientras esta llega, te informamos de los aspectos principales que debes conocer. ¿Te quedas con nosotros un rato?

¿Cura la Graviola el Cáncer de Pulmón?

Actualmente se está demostrando en numerosos estudios realizados en Beirut, Líbano,  que la Graviola resulta ser un complemento extremadamente eficaz aplicado junto al tratamiento habitual para la lucha contra el cáncer de pulmón. Sus numerosas propiedades, entre las que se encuentran la capacidad de comerse las células cancerígenas, ayudan de manera significativa a la disminución e incluso desaparición de tumores. Te aconsejamos el extracto de graviola ozonizada Graviola Prozono”

Te dejamos los estudios a continuación

¿Qué debo saber sobre el Cáncer de Pulmón?

Prevención

Cuando hablamos de la prevención del cáncer de pulmón parece lógico que todos tengamos la misma idea en la cabeza: ¡CERO TABACO! Parece una obviedad, pero hay gente que aún no lo asume. Es cierto que, por desgracia, hay gente que no ha fumado en su vida y sin embargo sufren cáncer de pulmón. Sí, también pasa. Pero fumar, multiplica tus posibilidades de padecer este tipo de cáncer. ¡Anímate a dejarlo!

Debes tener en cuenta también los factores genéticos por lo que, si en tu familia se han dado varios casos, coméntalo con tu médico para que te haga las pruebas pertinentes y descubra así tu posible predisposición genética.

Causas

De nuevo, tenemos que hablar del tabaco; es la causa principal para que aparezca este tipo de cáncer. Sin embargo, existen otros factores a los que hay que tener en cuenta como son la contaminación ambiental o, además de la posible predisposición genética, un historial de enfermedades pulmonares tales como bronquitis crónica o tuberculosis.

Síntomas

Aunque muchos de los síntomas del cáncer de pulmón es muy probable que se deban a otras causas, no está de más que consultes con un profesional en caso de presentar los siguientes:

  • Tos persistente que a veces se presenta con sangre o flema de color metal oxidado.
  • Dolor en el pecho y silbidos al respirar.
  • Ronquera
  • Bronquitis y /o neumonías recurrentes.
  • Mal estar, cansancio y debilidad

Tipos

Hay varios tipos de cáncer de pulmón. Hacemos un repaso básico:

  • Cáncer de células no pequeñas y cáncer de células pequeñas

    . Son dos tipos de cánceres cuyas células malignas se forman en el tejido del pulmón.
  • Carcinoma epidermoide o escamoso

    : Este cáncer aparece en el centro de los pulmones y llama la atención como, a pesar de que es cada vez menos frecuente en hombres, los casos en las mujeres están en aumento. Es el más relacionado con el tabaco.
  • Adenocarcinoma

    : Es el tumor que menos tiene que ver con el tabaquismo. Se da sobre todo en mujeres y se forma en la periferia del pulmón.

Diagnósticos

Una vez el médico te haya sometido al estudio físico de rigor, en donde pueda haber visto algún síntoma, te someterá a tres posibles pruebas para comprobar el diagnóstico.

  • Citología del esputo:

    El doctor recogerá una muestra de la mucosidad que expulsas al toser y la analizará. Normalmente piden que se recojan estas muestras durante 3 días consecutivos.
  • Radiografía de torax:

    Una simple radiografía mostrará a tu médico si existe algún bulto o mancha que puedan resultar factores de riesgo.
  • Tomografía computarizada:

    Este tipo de prueba se parece a una radiografía, pero en lugar de tomar una foto estática, este aparato va sacando fotos en diferentes posiciones de tu tórax de manera que, al acabar la prueba, el médico cuenta con imágenes transversales de tu cuerpo.

Tratamientos

  • Intervención quirúrgica


    • Se recurre a la cirugía con pacientes que tengan buen estado de salud y cuyo tumor pulmonar esté ubicado, para poder proceder a la extirpación.
  • La ablación por radiofrecuencia (ARF) y la ablación por microondas (AMO) 


    • En este tipo de cáncer existe este tratamiento que consiste en introducir una aguja a través de la piel y dar al tumor microondas que ayudan a eliminarlo. Esta terapia está indicada sobretodo para pacientes que no tienen buen perfil para someterse a cirugía.
  • Radioterapia


    • En líneas generales, este tipo de terapia consiste en someter la zona afectada a radiaciones de todo tipo de rayos X para eliminar posibles células cancerígenas que el cirujano no haya podido ver
    • Sus principales efectos son el enrojecimiento de la piel.
  • Quimioterapia


    • Es un tratamiento que se administra o vía oral, vía intramuscular con inyecciones o vía intravenosa. Tiene como objetivo el mismo que la radioterapia, matar las células cancerígenas.
    • Sus principales efectos secundarios son la pérdida del cabello, náuseas y pérdida de apetito.
  • Otros tratamientos


    • Existen otros tratamientos como los hormonales, cuyo objetivo (en grandes rasgos) suele ser el control del estrógeno, que es una hormona que el tumor necesita para reproducirse.
    • Existen también otros tratamientos como la terapia dirigida; esta se caracteriza por administrar al paciente un tratamiento que está “educado” para atacar las células cancerígenas.

Quizás te interese...