Graviola para el Cáncer de Útero

Graviola para el Cáncer de Útero

Como ocurre con todos los cánceres, el cáncer de cuello de útero tiene una buena tasa de recuperación si lo detectamos con tiempo. Por eso vamos a enumerarte los puntos más importantes a tener en cuenta sobre esta enfermedad, para que puedas estar atenta a cualquier cambio en tu cuerpo que pueda suponer un riesgo. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Tengo Cáncer de Útero y me han hablado de la Annona Muricata

Actualmente se está demostrando en numerosos estudios que la Graviola resulta ser un complemento extremadamente eficaz aplicado junto al tratamiento habitual para la lucha contra el cáncer de útero. Sus numerosas propiedades, entre las que se encuentran la capacidad de comerse las células cancerígenas, ayudan de manera significativa a la disminución e incluso desaparición de tumores.

Te dejamos los estudios a continuación

Testimonio de una superviviente

Conoce de primera mano el testimonio de Noelia Ortiz en su lucha contra el cáncer.

¿Qué debo saber sobre el Cáner de Útero?

Prevención

Establecer un “decálogo para la prevención del cáncer” es siempre difícil. Sin embargo el cáncer de cuello de útero tiene como característica principal que puede darse debido a un virus llamado Papiloma Humano o VPH. Para evitar contagiarse de este virus lo principal es el uso del preservativo. Además, puedes hacerte fácilmente la prueba para saber si ya lo tienes y si es el caso, tu médico establecerá una serie de controles para controlar que no se desarrolle un posible cáncer de útero.

En el caso de las chicas menores de 12 años, hace años que la vacuna contra este virus se ha añadido a su calendario de vacunación, con lo que es bastante probable que el VPH desaparezca en gran parte de la población hasta, en un escenario ideal, erradicar esta causa de cáncer de cuello de útero.

Causas

Como ya has visto en el punto anterior, una de las causas más comunes de la aparición de este cáncer es el virus del Papiloma Humano o VPH.

Además de ésta, existen otras causas que te expondrán con mayor probabilidad a padecer este tipo de cáncer. Las más significativas son:

  • Tabaquismo
  • Uso de métodos anticonceptivos orales o el DIU
  • Sobrepeso y alimentación pobre en frutas y verduras

Síntomas

Los síntomas que más se relacionan con este tipo de cáncer son:

  • Sangrado anormal. Sangrado anormal. Entiende por anormal el sangrado después de tener sexo vaginal, entre periodos o cuando ya se ha pasado la menopausia.
  • Secreción vaginal inusual que puede contener sangre.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

Tipos

Aunque hay diversos tipos de cáncer de útero, existen dos tipos que son los más frecuentes y que son los que te nombramos a continuación:

  • Carcinoma de células escamosas

    . Es el más común y se origina en las células que recubren el cuello del útero.
  • Adenocarcinoma

    : Este tipo de cáncer se origina en la parte baja del canal de parto, en las células glandulares que lo recubren.

Diagnósticos

El diagnóstico en el cáncer de útero, aunque depende de cada caso, tiene 3 puntos básicos:

  • Ecografía transvaginal:

    Como su nombre indica, se realiza una ecografía “interna” para valorar si se aprecia algún factor que pueda ser de riesgo.
  • Biopsia.

    Existen dos tipos que podemos diferencia por grado de agresividad:
    • Biopsia del endometrio:

      Mediante un instrumento adecuado (y sin cirugía) se obtiene una muestra del endometrio para analizar en laboratorio.
    • Dilatación, legrado y biopsia dirigida.

      Se utiliza cuando la biopsia anterior no es concluyente. Se dilata el útero para poder coger una muestra mayor.

Tratamientos

El tratamiento para luchar contra el cáncer de cuello de útero dependerá en todo caso del tipo de cáncer y / o estadio en el que se encuentra. Los tratamientos principales son:

  • Intervención quirúrgica


    • A grandes rasgos, se interviene tanto para extirpar una pequeña parte del útero, para valorar si es necesario extirparlo por entero o es posible tratamiento alternativo o extirparlo por completo utilizando para ellos tratamientos que van desde cirugía mayor hasta la extirpación mediante laparoscopia.
  • Radioterapia


    • Este tipo de terapia consiste en someter la zona afectada a radiaciones de todo tipo de rayos X para eliminar posibles células cancerígenas que el cirujano no haya podido ver. Se suele someter a las pacientes a radiaciones diarias durante unas 5 semanas.
    • Sus principales efectos son el enrojecimiento de la piel.
  • Quimioterapia


    • Es un tratamiento que se administra o vía oral, vía intramuscular con inyecciones o vía intravenosa. Tiene como objetivo el mismo que la radioterapia, matar las células cancerígenas.
    • Sus principales efectos secundarios son la pérdida del cabello, náuseas y pérdida de apetito.
  • Otros tratamientos


    • Existen otros tratamientos como los hormonales, cuyo objetivo (en grandes rasgos) suele ser el control del estrógeno, que es una hormona que el tumor necesita para reproducirse.
    • Existen también otros tratamientos como la terapia dirigida; esta se caracteriza por administrar al paciente un tratamiento que está “educado” para atacar las células cancerígenas.

Quizás te interese...